Copito

Copito era el perro mas bonachón que existía en la comarca. Su cancino andar te daba una oportunidad de frenar y disfrutar la vida al ritmo que proponía. Y te tenías que agachar bien al raz del suelo para darle una palmadita de cariño.
Hace sólo apenas unas horas que hablamos en pasado de él, porque descubrió en carne propia el desprecio por la vida que tienen algunos que se llaman humanos.
Parece que es así, como dicen por ahí de los perros: no los merecemos.

Copito
Show CommentsClose Comments

Leave a comment